Espejos

17 noviembre 2015,   By ,   0 Comments

Los espejos son un elemento decorativo y práctico, nos ayudan a aumentar la sensación de profundidad y a potenciar la luminosidad en los espacios. Escogiendo un diseño adecuado y una buena ubicación conseguiremos crear espacios elegantes y dinámicos.

Al momento de comprar un espejo existe una gran variedad, se diferencian por su forma, tamaño, material, color del marco,… por ello la elección final para determinar el tipo de espejo a elegir dependerá exclusivamente de los gustos, de la personalidad y de las características de la decoración presente en el espacio.

La ubicación es clave, suelen colocarse apoyados en la pared, en el suelo, cerca de fuentes de luz artificial o natural como una ventana o para generar una mayor sensación de amplitud y profundidad en espacios pequeños.

Con el uso de espejos se pueden crear distintos ambientes y efectos, la sensación de tener una ventana colocando muchos espejos pequeños, también se puede multiplicar un espacio utilizando espejos de distintos tamaños para cubrir una pared por completo. Se puede jugar con los espejos y los objetos en una vitrina. Dar vida a un muro vacío. Crear ambientes interesantes. Al colocar un espejo, todo lo que refleja cobra protagonismo. Realzan cualquier espacio generando una visión mucho más amplia del mismo. Las posibilidades son ilimitadas.

Finalmente decir que es un gran recurso, sólo hay que cuidar no colocar espejos en exceso, lo ideal es que se coloquen en áreas determinadas que dependan de ellos para potenciar su valor decorativo. No son recomendables en cocinas y frente a sitios destinados al descanso. En definitiva, tan importante como elegir un espejo bonito es acertar con su ubicación.

¡Son detalles llenos de vida!